Antes de dar a luz toca prepararse la canastilla para ir al hospital. Es importante tener en cuenta todo lo que necesitas ¡para no olvidarte nada! Prepárala un mes antes por lo menos.

Hoy, no sólo voy a describirte lo que considero necesario, sino que incluso te daré algunas sugerencias tras haberlo vivido en primera persona (y en varias ocasiones). Al final, como siempre ¡lo que más sirve es la propia experiencia!

Empecemos con ello.

La maleta se divide en 2: la bolsa para la mamá y la bolsa para el bebé (aquí encuentras todo lo necesario para la maleta del bebé).

Mejor hacer dos packs separados, será más fácil logísticamente. Es fundamental tener en cuenta que nos vamos al hospital de 3 (en los casos más habituales) a 6 días (en caso de cesárea o cualquier cosa que pueda surgir). Por si acaso debemos proveernos de las cosas necesarias para 6 días.

Os voy a dar todos los detalles que me parecen relevantes así que lo dividiremos en dos artículos. Hoy nos centramos en:

La bolsa para la mamá

6 camisones o pijamas (como máximo, ya que si los manchas siempre te los pueden llevar a lavar a casa). Se suelen mencionar más los camisones (bien anchos) porque ¡no sabes qué talla tendrás después de dar a luz! El vientre suele ser aún bastante grande al principio. Y si tienes una cicatriz por una cesárea es mejor presionar lo mínimo en la zona. También es cierto que tenemos pérdidas y facilitamos el trabajo de la enfermera que nos vaya a ayudar a cambiarnos sin necesidad de bajar y subir un pantalón.

Sin embargo, yo utilicé pijamas con pantalón porque me resultan más cómodos con una gomita bien ancha en la cintura. De hecho, la talla del embarazo nos sirve perfectamente tras dar a luz. A mí concretamente, me gustan más los pantalones para dormir. De este modo, cuando me muevo en la cama o me levanto todo queda en su sitio.

Otra ventaja del pantalón es que con las visitas no te preocupa tanto el estar más o menos depilada (los días antes de dar a luz son de locos) … Hay que tener en cuenta el dar de mamar, y que la parte de arriba se pueda levantar o abrir con facilidad. Puede ser útil una camiseta ancha en el caso de utilizar pantalón o una camiseta de lactancia con abertura en el pecho y, si eliges camisón, un camisón que permita la abertura ¡sin necesidad de subírtelo entero!

Al fin y al cabo, decide camisón o pijama post-parto en función de lo que te haga sentir más cómoda. Esto es lo más importante.

Bata o chaqueta cruzada para cubrirte. Algo que se pueda cerrar de tacto suave (tipo algodón 100%) y que no pique. Llévate dos por si acaso se te mancha alguna prenda de leche.

3 sujetadores de lactancia, una caja de discos de lactancia y una crema de cuidado del pezón. Cuidado porque cuando sube la leche…¡es como una fuente! Tener sujetador y discos de repuesto te irá muy bien. Elige una copa más que la de los últimos meses del embarazo para el sujetador. En cuanto a la crema para el pezón, es muy útil si das de mamar. Al principio puede ser doloroso y ayuda a cicatrizar e hidratar.

Braguitas (2 por día) para ti, altas y con goma ancha que recoja bien la cintura (no hace falta faja a menos que te lo indiquen ya que puede atrofiar la musculatura si se utiliza mucho). Pueden ser desechables. Utilizarás los primeros días muchas compresas por las pérdidas abundantes. Que sea una braguita que sujete bien aunque sin apretar, de algodón, sin puntillas y elástica.

2 paquetes de compresas de algodón (especiales post-parto). ¡Utilizarás muchas!

Neceser completo con jabón de cuerpo, champú y suavizante, cepillo y pasta de dientes, bálsamo labial (se resecan mucho los labios), peine, loción para el cuerpo y una esponja extra suave. Recomendamos que sean cosméticos lo más naturales posible tanto para ti como para tu bebé. Tú estarás especialmente sensible al tacto y, posiblemente, también a los olores. Yo rechacé productos para no llenar a mi bebé con cremas, olores y productos varios. Cada uno con sus manías, ¡así que mejor prevenir! Si quieres llévate maquillaje suave y natural para arreglarte.

Próximamente pondremos a la venta nuestro neceser de cosméticos naturales para la mamá. Está concebido especialmente para las mamás que queréis preservar ese tacto natural y cuidar de la piel tanto de vuestro bebé como de la vuestra. Al fin y al cabo, ¡tú eres la que está en contacto continuo con tu pequeñajo a pequeñaja!

Hace poco, mi hermana Ana me dijo que todo lo que no te comerías, ¡tampoco lo pongas en tu piel! Nuestra piel «absorbe» todo lo que le rodea. Así que atención a los contenidos de nuestros productos dermatológicos.

Zapatillas para el hospital y zapatos cómodos para salir a la calle. ¡Sigue tu estilo y comodidad!

Calcetines (1 par por día). Al retener líquidos al principio, notaremos las piernas hinchadas. Utiliza calcetines que no te aprieten.

Bolsa para la ropa sucia.

Ropa cómoda, ancha y suave para volver a casa. ¡Aprovecha tu ropa de embarazo!

Lleva toda tu documentación: DNI, tarjeta médica de la seguridad social o de tu mutua, los resultados de las pruebas y análisis que te hicieron durante el embarazo y los informes médicos (son fundamentales para la toma de decisiones durante el parto).

No te olvides el cargador del móvil y algo que te entretenga en los momentos que no hagas nada (¡¡que serán pocos!!).

Recuerda avisar a las visitas (si quieres que vengan allí) el número de habitación y tu nombre completo (es el que figura en el ingreso al hospital).