Nos lo pedisteis y, aquí está el artículo. Hoy os hablamos del Baby Led Weaning. Os voy a hablar de mi experiencia con mis tres hijos. Para estar informados en profundidad, es necesario acudir a un experto como vuestro pediatra. Aquí, por ejemplo, tenéis un link donde Lucía, mi pediatra os habla de ello desde su conocimiento profesional. Yo lo haré desde mi experiencia como madre.

El Baby Led Weaning es un método de alimentación de los bebés. Se llama actualmente así y parece que sea algo innovador con este nuevo término, pero no lo es. Antiguamente, cuando no existían tantas máquinas, ya se ponía en práctica.

Al no poder triturar la comida, el bebé no comía papillas sino que se le introducían poco a poco los alimentos sólidos (blandos o chafados).

Un buen comienzo es el plátano o el aguacate chafados con un tenedor, por ejemplo. Otro son las verduras hervidas, que son fáciles de comer al estar blandas o la tortilla francesa, una buena proteína suave y que se puede trocear muy pequeña para que apenas sea necesario masticar.

Con mis hijos mayores lo hice poco, pero con el pequeño lo empecé bastante pronto. Es un niño al que le apasiona comer de todo así que ha sido muy fácil. Estuvo con lactancia exclusiva hasta los 6 meses y, a partir de esa edad, (y muy poco a poco porque, personalmente, me da mucho respeto el tema del atragantamiento) empezó con algo de plátano y aguacate chafados. Sobre los 8 meses le daba ya verduras y patata hervidas para que las cogiera solito. La carne triturada como la hamburguesa o el pescado como la merluza son un alimento ideal para ir intercalando proteínas variadas.

La base está en que el bebé coma variado, así que juega con los alimentos sólidos blandos y las papillas si prefieres hacerlo progresivamente como yo.

La sopa de estrellitas también es muy fácil de comer. Casi ni se mastica, el caldo puede ser rico en verduras y carne o pescado, y la pasta le aporta hidratos. Alrededor de los 12 meses, mis hijos ya comían solos. Eso sí, con las manos. El Baby Led Weaning se aplica como método desde muy bebés, cuando no son capaces de coger los cubiertos.

Ellos utilizan las manos para ir adquiriendo poco a poco su autonomía. Es una buena forma de reconocer texturas.

Y algo fundamental en esta etapa, ¡es armarse de un buen babero BLW! Aquí encontráis el nuestro, que se basa en nuestra experiencia: bien grande, cubre el pecho y las piernas del bebé. Ten en cuenta, y has de aceptarlo, que se tirará la comida encima y pondrá perdida la mesa o la trona.

El babero BLW ayuda a que no se manche y te otorga tranquilidad. Es, además, una bonita manera de fomentar la autonomía.

Vestirse solo lo hará mucho más tarde pero la autonomía en la comida ya se puede fomentar desde los 8 meses (o cuando ya se queda sentado en la trona para comer).

Importante:

  • Favoreces la confianza en sí mismo
  • Fortaleces su autoestima
  • Te da tranquilidad: a más autoestima, mejor se desenvolverá ahora y en el futuro

 

Comer solo es un estímulo necesario. Ten en cuenta que cada niño es un mundo así que adaptémonos a ellos. Mis hijos han sido (y son) muy diferentes entre sí, comen diferente y cada etapa la han vivido en edades diversas. Hoy en día tenemos muchas posibilidades para hacerlo como queramos e introducirlo antes o después. Olvida los dogmas y hazlo a tu manera (y a la del bebé).

Además del babero BLW que puedes encontrar aquí, también puedes ofrecerle una mesa amplia para comer. La comida no caerá tan rápido al suelo y tendrá más superficie para comer.

Utiliza boles y cuchara preferiblemente porque cogerá mucho mejor la comida (se apoyará en las paredes del bol para recoger los alimentos).

La alimentación es muy importante. Foméntale buenos hábitos alimenticios, edúcale y dale la oportunidad de crecer en autonomía en cuanto puedas. Intenta encontrar el equilibrio perfecto entre saber estar y dejarle hacerlo solo.

Y ahora… ¡a comer!